sábado, 30 de abril de 2011

Evolución Ural

El prototipo mantiene freno de tambor en la rueda del sidecar

IMZ Ural tiene el orgullo de ser uno de los muy pocos fabricantes del mundo, sea el que sea el sector en el que nos fijemos, que apenas ha variado los elementos "reconocibles" de sus productos.

La imagen de las motocicletas Ural sigue apenas alterada tras casi 70 años de fabricación contínua (al contrario que otras marcas, digamos clásicas, Ural no se ha visto nunca obligada a detener su producción).. Y su producto continúa siendo casi igual de válido que en su origen. Quizás dedicado a otras tareas, dirigido a otro sector de mercado... pero eficiente en términos comerciales.


Durante los últimos 10 años Ural ha invertido en desarrollo de producto mucho más de lo que quizás pueda apreciarse a simple vista. Junto con la aparición de nuevos modelos, series especiales y opciones, Ural Retro, Ural sT, la separación de las lineas off-road (modelos con transmisión en el sidecar como Ranger y Sportsman), carretera (Tourist, Solo, Retro...) y extremo (Ural Cross) la marca ha ido incorporando pequeñas evoluciones y mejoras en sus motores, sistemas de encendido tratando de adaptarse a los nuevos tiempos y crear un producto más competitivo y eficiente.

La Ural Solo sT fue uno de los primeros modelos en incorporar freno de disco en el tren trasero

La evolución de las motos Ural se ha ido materializando poco a poco y sin hacer ningún revuelo. Al igual que las variaciones realizadas en las cada vez menos frecuentes actualizaciones de estilo de los fabricantes de motos consagrados (no podemos dejar de pensar en las actualizaciones de todos los modelos de la serie R de BMW), apenas éstas son perceptibles salvo para el ojo entrenado.

Apenas se modifican elementos en los restyling. Esto hace por un lado que el producto original pierda menos valor y reduce bastante el costo de mantenimiento del modelo para el fabricante. Tan sólo los fabricantes inmersos en gamas muy deportivas mantienen el antiguo sistema del modelo nuevo cada año.

Nuevo freno de disco en Ural Sportman


Un poco de Historia
Este año la revista francesa Moto Journal se propuso realizar un reportaje sobre la celebre concentración de motos Elefantes (Elefantreffen). Lejos de los "patrocinios" a los que nos tiene acostumbrada la prensa española, que abrazan tanto la iniciativa privada (estamos más que acostumbrados a que las "aventuras amateurs" llenan el 50% de las publicaciones mensuales) como la colectiva (que tambien privada) organizativa de concentraciones (solo pensar en Pingüinos), los periodistas de Moto Journal quisieron participar como uno más (dentro de lo "logísticamente posible) de la legendaria concentración y publicar sus experiencias.

Para su nueva "aventura" el periodista Laurent Cochet tuvo claro que moto utilizar. A través de Alexis Lambert, distribuidor de Ural en Belgica contactó con Hari Hackman, director de Ural Europa quien estuvo encantado de prestarle una maquina para realizar el viaje de 140 kilómetros que separan la base Ural en Linz del punto de reunión de la Elefantreffen.

El viaje hacia el Norte hasta la concentración tomaba la ruta que evita las autopistas, circulando por carreteras secundarias que en esta estación del año estan cubiertas casi practicamente por nieve, haciendo su uso muy poco recomendable para las motocicletas. Una Ural Ranger haria el trabajo perfectamente.

Sin embargo, Ural, quien sabe si por imposibilidad, o por todo lo contrario, en lugar de entregar al equipo de Moto Journal una moto nueva, a prueba de casi todo, decidió entregar a Laurent una unidad con más de 40.000 kms, signos visibles de uso, quizás sin demasiado cariño y además con alguna modificación, por lo que el equipo de prensa francés, quizás sin saberlo, trabajaron de beta-testers. Su reportaje culminó en un documental con alto grado de humor que puedes ver aqui: http://www.youtube.com/watch?v=7NgQgkPwojM&feature=player_embedded#at=176

La modificación principal se basaba en la sustitución del histórico tambor trasero por un freno de disco firmado por la propia Brembo y que además permitía la compatibilidad de la llanta con el tren delantero.

Nuevo perfil Ural tras la incorporación del disco trasero

Disco vs Tambor
En realidad es muy discutible la ventaja del uso de discos traseros en lugar de los históricos tambores. Aunque podamos ver que la mayoría de los fabricantes se decidieran desde hace tiempo a utilizar discos en ambos trenes no ha sido hasta la "estandarización" de mucha electrónica cuando se ha podido sacar verdadero jugo a los discos posteriores.

Las ventajas de su elección son conocidas. Mayor potencia de frenado y mayor (mucho mayor) capacidad de refrigeración, lo que teóricamente los hace infinitamente más eficaces en condiciones normales. Los frenos de tambor en cambio implican que las zapatas (el elemento de fricción que va a chocar contra las paredes del tambor) apenas van a tener la posibilidad de que éste disipe el calor producido durante el frenado, por lo que su eficacia está mucho más limitada, sobre todo cuando hablamos de modelos de altas prestaciones.

Sin embargo la refrigeración del disco de freno se convierte en su talón de aquiles cuando hablamos de un uso mixto (campo - carretera). El disco está mucho más expuesto a golpes, suciedad (pensemos en barro) que los tambores.

Su ajuste además es más sencillo que en el interior del tambor.

En resumen:

Freno de Tambor:
  • Mayor protección contra la suciedad.
  • Disipan peor el calor. Ineficaces con altas prestaciones.
  • Ajuste y mantenimiento más complicado.
  • Diseño clásico.
Freno de Disco:
  • Mayor potencia.
  • Control dosificación de la potencia más complicado y necesita electrónica (ABS) para su optimización.
  • Protección escasa contra agentes externos (agua, barro...) y golpes (piedras...).
  • Discos ventilados ofrecen imagen actual y agresiva.
Las motos Ural están diseñadas para trabajar en casi cualquier condición.
¿Será el disco posterior suficientemente robusto?


Fuentes de IMZ Ural han reconocido los trabajos de evolución del disco posterior pero nos han confirmado que en principio la aplicación del proyecto en producción está descartada. Si bien ofrecería serias ventajas (unificación de compra de materiales, intercambiabilidad de neumático posterior con el anterior) no está claro aún las ventajas reales sobre el legendario tambor posterior, buena cuenta de la existencia de un poderoso freno de disco en el conjunto de frenado sin la utilización simultánea de otro disco en la rueda del sidecar.

Hasta una marca encerrada tras el eslogan "Una Ural siempre será Ural" esconde trabajos de evolución.